Portal de Eventos, Congreso Colombiano y Conferencia Internacional de Calidad del Aire y Salud Pública

Tamaño de la fuente: 
Empleo de microalgas como alternativa para la captura de dióxido de carbono en el Caribe Colombiano
Leonardo Antonio Di Mare Pareja, Antonio José Bula Silvera

Última modificación: 21/06/2019

Resumen


Como otras disciplinas, la ingeniería mecánica busca reducir las consecuencias de la contaminación, particularmente la generada por la maquinaria y las tecnologías con que trabaja. Para ello, las microalgas constituyen una excelente alternativa pues en la naturaleza cumplen una doble función: absorben CO2 y generan sustancias que aprovechan otras especies. Esas sustancias  pueden utilizarse en diferentes productos: como biocombustibles, alimentos y especialidades farmacéuticas; como una de las mayores fuentes de contaminación es la quema de combustibles fósiles, remplazarlos con biocombustibles puede reducirla.

Hay microalgas en casi todos los cuerpos de agua y  se han desarrollado formas de cultivo para maximizar sus beneficios. Entre los inconvenientes hallados está el costo de la alimentación de grandes volúmenes de CO2 para su producción; esto demanda mucha energía, con lo cual se perdería uno de los principales objetivos de su utilización: reducir la contaminación ocasionada por la quema de combustibles en la generación de energía.

Esta investigación buscó verificar que los gases de combustión de una planta de generación eléctrica constituyen una alternativa viable para alimentar el dióxido de carbono, con un bajo costo, a las microalgas. Se centró en la variedad Chlorella sp. por su ubicuidad en la Región Caribe colombiana, su resistencia a las condiciones climáticas y sus numerosos usos industriales. Se aprovechó un cultivo en fotobiorreactor; por tratarse de otro desarrollo propio del grupo UREMA y por el grado de control que permite.

Con base en la bibliografía y experiencias previas con el manejo de fluidos compresibles se diseñó un sistema de captura que permitió acondicionar gases de combustión y almacenarlos en un recipiente presurizado para su posterior dosificación a las microalgas; se encontró que el sistema no afectaba la operación de la planta de generación eléctrica y permitía el crecimiento de las microalgas.