Portal de Eventos, Congreso Colombiano y Conferencia Internacional de Calidad del Aire y Salud Pública

Tamaño de la fuente: 
TRANSPORTE ELECTRICO EN COLOMBIA. UNA RUTA DE EFICIENCIA ENERGÉTICA Y BENEFICIOS AMBIENTALES DESDE EL SECTOR TRANSPORTE.
EDDER ALEXANDER VELANDIA

Última modificación: 17/06/2019

Resumen


En Colombia, el sector transporte se considera ineficiente y contaminante. Dentro de este contexto, el uso de tecnologías eficientes como la tracción eléctrica son relevantes en los futuros planes para el sector. La tracción eléctrica demuestra un alto potencial de aprovechamiento energético en el vehículo, una larga vida útil, opción cero emisiones urbanas, y reduce la producción de aceites y lubricantes usados.

Colombia se destaca por el reconocimiento y promoción de la energía eléctrica en el transporte. En los últimos años se han puesto en marcha varias iniciativas en Bogotá, Medellín y Cali. Las pruebas han permitido validar las eficiencias energéticas, los bajos costos de mantenimiento y los rendimientos de las baterías. Se destaca el piloto de e-taxis en Bogotá que acumula más de 20 millones de kilómetros y el desarrolló un piloto con un bus articulado a baterías, primero de su tipo piso alto. Para el año 2019, se espera que Medellín cuente con 64 e-buses padrones y Cali con cerca de 24 unidades. En el año 2019, también ingresaran a Medellín los primeros 100 e-camiones ligeros y cerca de 200 e-taxis dentro de un plan mayor a tres años. Además existe un escenario de 600 mil vehículos eléctricos (CONPES Crecimiento Verde). El contexto es favorable pero no se visibiliza una ruta hacia la masificación, esto por limitaciones de la política, la magnitud de las inversiones, la existencia de cargos e impuestos al KWh (contribución e IVA), el cobro del impuesto a la propiedad que se aplica según el valor del vehículo y la desarticulación de actores hacia la construcción de soluciones de movilidad sostenible. Se necesitan cargos por contaminación asociados al uso, la implementación de zonas cero emisiones que restrinjan el ingreso a vehículos contaminantes, línea sobre las tecnologías a implementar en transporte público, compra de flotas eléctricas en el sector público e incentivos al sector automotriz para producción nacional. Se requiere que el país implemente el etiquetado vehicular y se inicie una política de chatarrización eficaz sumado a una restricción al ingreso de tecnologías de combustión ineficientes o contaminantes.